4 razones por las que el verano no supone unas vacaciones para tu perro

Estilo de vida

4 razones por las que el verano no supone unas vacaciones para tu perro

Autor  | 

Para los perros el verano no implica vacaciones, y además se debe estar muy atento porque en esta época pueden pasarlo muy mal. Aquí te dejamos 4 razones por las que los perros suelen visitar el veterinario en verano, para que así trates de evitarlo.

1. Altas temperaturas: Cuando el sol está en su punto álgido y el calor aprieta, atento sus posibles consecuencias, como un golpe de calor, la deshidratación e incluso un sarpullido por calor – sobre todo en razas como los Boxers, Bulldogs y Pugs. Estos tipos de razas son dos veces más propensas a visitar al veterinario por las condiciones relacionadas con el calor que las razas no braquicefálicas. Los signos de problemas incluyen fuertes jadeos, cansancio y una marcha vacilante. Cuando el calor aprieta, asegúrate de que las mascotas tienen un montón de agua fresca y sombra, y nunca los dejes en un automóvil estacionado.

2. Cuidado con los insectos: Para su perro podría resultar muy doloroso encontrarse con ciertos tipos de insecto, ya no sólo por si pueden provocar algún tipo de herida sino también por el zumbido que provocan. Además las mascotas son dos veces más propensas a sufrir una picadura de insecto durante el verano en comparación con el resto del año, y las abejas tienen la culpa de un 25% de estos incidentes. Las picaduras pueden causar síntomas leves como enrojecimiento e hinchazón, así como reacciones más graves como la anafilaxia (choque alérgico), que requiere atención veterinaria inmediata. Los síntomas de la anafilaxis incluyen cierta dificultad para respirar y vómitos.

3. Color de piel: En verano se debería prestar especial atención a la piel de su perro, pues el riesgo de infección de la piel es  un 16% más alto durante los meses de verano. Las causas comunes incluyen alergias, exceso de humedad  o plagas, como las pulgas. Trata de buscar lesiones cutáneas o irritación con picor, y si ves que se lame demasiado o busca desesperadamente rascarse también puede ser un indicio de esto.

4. Las uvas:  Las uvas son una fruta refrescante que se suele tomar en verano, no obstante, estas suponen diversas visitas al veterinario si las compartimos con nuestros cánidos amigos pues para ellos tienen alrededor de un 40% de toxicidad, la cual se acentúa durante el verano. Estas frutas pueden causar insuficiencia renal aguda si se ingieren, y los síntomas son: vómitos, aumento de la sed y diarrea.  Si sospechas que tu perro ha comido alguna uva llama al veterinario de inmediato. También debes tener en cuenta cosas relacionadas como las galletas de vino.

Fuente

Al servicio de la comunidad canina

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *